Almacenamiento de queso ricotta: formas increíbles de conservar ricotta

Ricotta es un queso cremoso de suero italiano que se utiliza en muchas recetas. Desde platos de pasta como lasaña y ravioles hasta productos horneados como tarta de queso y waffles, el queso ricotta es un alimento básico en muchas cocinas. En este artículo, aprenda cómo almacenar adecuadamente el queso ricotta para extender su vida útil y evitar que se eche a perder en el refrigerador.

Aunque la ricotta a veces se elabora con leche de oveja o de cabra, la leche de vaca es más común. Se produce a partir del exceso de suero y es un subproducto que queda de la preparación de otros quesos.

Como la mayoría de los quesos blandos, la ricota tiene una vida útil relativamente corta en comparación con los productos lácteos ricos en grasas como la mantequilla y el queso duro. Como tal, la refrigeración es fundamental para evitar que el queso ricotta fresco se eche a perder.

Como otros productos lácteos, el queso ricotta no debe dejarse a temperatura ambiente por más de dos horas para prevenir el crecimiento bacteriano que causa intoxicación alimentaria.

Para obtener mejores resultados, guarde la ricota en un recipiente hermético y guárdela en el refrigerador a 40 ° C o menos.

Conservación de queso ricotta titleimg1
(ivandzyuba / 123rf.com)

La mejor forma de almacenar queso ricotta

Para almacenar queso ricotta, la temperatura y la exposición al aire son los factores más importantes. Para evitar que se pudra, mantenga el queso ricotta fresco por debajo de los 40 ° C y evite dejarlo a temperatura ambiente durante períodos prolongados.

Deseche el queso ricotta que haya estado a temperatura ambiente durante más de 2 horas. La mejor forma de almacenar el queso ricotta es en un recipiente hermético.

La mayoría de las veces, el queso ricotta viene del supermercado en un recipiente de plástico con una tapa que es perfecta para guardar en el refrigerador. De lo contrario, envuelva el requesón sobrante en papel de aluminio o film transparente para evitar que se seque.

En general, el queso ricotta dura entre una y dos semanas después de abrirse. Por lo general, la ricota sin abrir es segura para consumir durante tres a cinco días después de la fecha de caducidad impresa en el paquete.

Cómo almacenar queso ricotta en el refrigerador.

Otra razón para almacenar el queso ricotta fresco en un recipiente hermético en el refrigerador es para evitar que absorba sabores u otros aromas de los alimentos cercanos. ¿Alguna vez te has preguntado dónde guardar el queso ricotta en tu refrigerador?

La ricota abierta se conserva mejor en el compartimento de productos lácteos en la puerta de la mayoría de los refrigeradores. Este compartimento suele mantener un nivel de humedad ligeramente superior al de los estantes principales.

Además, sus productos lácteos no corren el riesgo de congelarse, ya que a veces los artículos que se dejan en la parte posterior de los estantes del refrigerador.

Si eres del tipo de bricolaje, intenta hacer queso ricotta casero. Es sorprendentemente fácil y solo toma alrededor de media hora prepararlo.

TB 1234

Queso de ricotta casero

  • ½ galón de leche entera
  • ½ taza de jugo de limón o vinagre blanco
  • 1 cucharadita de sal
  • Paño de algodón o toallas de papel

TB 1234

Caliente lentamente la leche a 200 en la estufa. Es normal que la leche se evapore y haga espuma, pero retírela del fuego inmediatamente si comienza a hervir.

Una vez que llegue a 200, retire la leche de la estufa y agregue suavemente la sal y el jugo de limón o el vinagre. Déjalo reposar diez minutos.

La leche comienza a separarse en grumos de cuajada blanca cremosa y suero amarillento, aguado y espeso. Si aún tiene mucha leche sin separar, agregue otra cucharada de jugo de limón o vinagre y espere unos minutos más.

Cubra el filtro con un paño de algodón o toallas de papel. Colócalo sobre un bol y saca la cuajada más grande con una cuchara perforada para evitar que salpique mientras viertes el resto en el colador.

Deje que la cuajada se seque durante al menos diez minutos. Secarlo durante más tiempo da como resultado un queso ricotta más seco. Si está demasiado seco, mezcle un poco de suero para lograr la consistencia deseada. Use su queso ricotta casero de inmediato o guárdelo en un recipiente hermético hasta por una semana.

Los mejores contenedores de almacenamiento de ricotta

En la mayoría de los casos, el queso ricotta se vende en suficientes recipientes de plástico para almacenar el queso ricotta en casa. De vez en cuando, se envasan en papel de aluminio, envoltura de plástico o papel encerado.

En estos casos, transfiera cualquier queso ricotta sobrante a un recipiente hermético o envuélvalo en papel de aluminio o envoltura de plástico para guardarlo.

La mayor parte del queso ricotta que se vende en un recipiente de plástico tiene una cubierta de metal debajo de la tapa. Es una buena idea dejar este sello intacto y usarlo para envolver el resto de ricotta mientras lo usa como protección contra la desecación y la absorción de sabores y aromas.

¿Puedes congelar queso ricotta?

Congelar queso ricotta es una excelente manera de extender su vida útil. Sin embargo, comprenda que la textura no será la misma una vez descongelada.

Al igual que el queso crema, el agua se separa del contenido de grasa durante el proceso de congelación, lo que da como resultado un producto más seco con una textura granulada cuando se descongela.

Es mejor congelar el queso ricotta sin abrir. Si necesita congelar el queso ricotta después de abrirlo, ciérrelo en una bolsa para congelador para evitar que se queme. Antes de congelar, cuele el exceso de suero que pueda haber sobre el queso ricotta.

derretir queso ricotta

Es mejor descongelar el queso ricotta congelado en el refrigerador. El proceso de descongelación demora aproximadamente un día, pero para acelerar las cosas, coloque un recipiente de ricotta congelada en agua fría.

Para obtener la mejor calidad, intente usar ricotta congelada dentro de los tres meses. Sin embargo, los alimentos almacenados a 0 son seguros para consumir indefinidamente. Sin embargo, puede notar una diferencia significativa en la consistencia después de descongelarlo.

Es mejor usar queso ricotta congelado en platos cocinados en lugar de comer fresco. Si ha congelado queso ricotta y necesita usarlo, pruebe esta receta de manicotti casero.

TB 1234

Fideos manicotti caseros

  • 1 taza de harina para todo uso
  • 1 taza de leche entera
  • 3 huevos
  • Media cucharadita de sal

TB 1234

Batir la harina, la leche, los huevos y la sal en un tazón mediano. A fuego medio, coloque 2 cucharadas de la mezcla en el centro de una sartén ligeramente engrasada.

Extiéndalo en un círculo de cinco pulgadas y cocine por unos minutos, hasta que la masa esté firme. No lo voltee ni deje que se ponga marrón. Repite con la mezcla restante, apilando los fideos manicotti con papel encerado entre ellos para que no se peguen.

TB 1234

Relleno casero de manicotti

  • 1 libra de queso ricotta
  • taza de queso romano rallado
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de perejil fresco
  • 26 oz de salsa para pasta de tu elección
  • Queso Romano rallado, para servir

TB 1234

Mezcle el queso, los huevos y el perejil. Si lo desea, sustituya el queso mozzarella o parmesano por romano. Coloque tres o cuatro cucharadas de la mezcla de queso en el centro de cada fideos manicotti y enrolle.

Vierta aproximadamente la mitad de la salsa para pasta en una bandeja para hornear sin engrasar. Coloque los manicotti uniformemente en la sartén con las costuras enrolladas hacia abajo. Cubra con la salsa para pasta restante y hornee a 350 durante 20 minutos. Para servir, agregue queso rallado y perejil fresco.

Signos de deterioro del queso ricotta.

El primer indicio de que el queso ricotta puede estar estropeado es el olor agrio. También puede notar un cambio de color a amarillo.

Deseche los alimentos con moho inmediatamente. Incluso si solo una parte del recipiente tiene moho visible, las esporas todavía están presentes en todas partes.

No se preocupe si nota una fina capa de líquido acuoso encima del queso ricotta. La separación del suero de la cuajada es normal.

Colar el exceso de suero o mezclarlo nuevamente con el queso ricotta. La cuajada de ricotta aparece como granos pequeños que tienen una textura más fina que el requesón.

Tenga en cuenta que la congelación no es una forma eficaz de recuperar los alimentos en mal estado. Siempre revise sus alimentos en busca de signos de deterioro antes de congelarlos.

El queso ricotta es un delicioso queso crema suave que se utiliza en algunas de nuestras recetas favoritas. Desde deliciosos platos italianos como calzones y cannoli hasta deliciosos productos horneados, el queso ricotta es un ingrediente versátil.

Con un sabor ligeramente dulce y una textura cremosa, la ricota también es una excelente alternativa al queso crema en el pan de desayuno. Cuando se mantiene en el refrigerador en un recipiente hermético, el queso ricotta se mantendrá fresco hasta por dos semanas.

Aprenda a almacenar y congelar de forma segura el queso ricotta para prolongar su vida útil.  Después de descongelar el queso ricotta congelado, úselo en deliciosas recetas italianas como lasaña o manicotti.  La cuajada de ricotta es similar al requesón.  #almacenamiento #fricotta #queso
(ivandzyuba / digitalsun / 123rf.com)

Si disfruta aprender sobre la mejor manera de almacenar queso ricotta, comparta este artículo sobre cómo almacenar queso ricotta con sus compañeros amantes de la comida en Pinterest y Facebook.

Deja un comentario